La fundación de la asociación de Artistas Pintores con la Boca y el Pie (VDMFK) en el año 1957 se debe a 17 pintores con la boca y el pie. Actuaron con la motivación de crear una organización de autoayuda para artistas con discapacidad con la que lograr una fuente de ingresos segura y ofrecerles así una vida autónoma. Cada persona debería obtener la posibilidad de desarrollar sus facultades artísticas independientemente del grado de discapacidad, del país de origen y de la religión. Ideales que a mediados del siglo precedente no eran precisamente tan obvios como pueda parecer.
La VDMFK es una asociación de la que responden sus miembros pintores con la boca y el pie. Esta organización de autoayuda no pertenece ni a una persona natural ni a una jurídica. Su existencia se basa en la promoción de los artistas pintores con la boca y el pie existentes y futuros.
Los miembros pintores con la boca y el pie son los responsables de la toma de decisiones. Ellos mismos ocupan todos los órganos exceptuando los cargos de asesor jurídico y del organismo de revisión. La asamblea general o la asamblea de delegados elige al presidente, a la junta directiva y al tribunal de honor. La junta directiva decide sobre la admisión de miembros y elige al jurado que evalua el desarrollo artistico de los pintores con boca y pied periódicamente y informa la junta directiva. La actividad operativa se delega a la gerencia.
Los pintores con la boca y el pie que cuentan con la ayuda de la asociación VDMFK no pueden utilizar sus manos sea por una enfermedad, sea por un accidente. Por ello pintan con la boca o el pie. El jurado de expertos de la VDMFK verifica exactamente esos criterios al aceptar a un candidato.
Los miembros pintores con la boca y el pie son los responsables de la toma de decisiones. Los aproximadamente 800 pintores con la boca y el pie envían a la asociación VDMFK unos 6.000 cuadros cada año. El jurado de la VDMFK selecciona los cuadros más apropiados y los pone a disposición de las más diferentes editoriales de todo el mundo en forma digital. Las editoriales son responsables de la comercialización de las tarjetas de felicitación y saludo y otros productos con temas pintados por los pintores con la boca y el pie. VDMFK recibe los beneficios de las ventas y los distribuye a los miembros y becarios de la asociación, o sea, a los artistas con discapacidad, en forma de asignaciones mensuales.
Mientras que los becarios reciben estos fondos para fomentar su desarrollo artístico, los miembros de la asociación obtienen ingresos regulares que les permite llevar una vida en gran medida financieramente independiente y autónoma. Los artistas reciben este honorario mensual durante toda su vida, o sea, incluso aunque ya no estén en condiciones de seguir pintando. La junta directiva determina el importe de las ayudas financieras.
Los miembros fundadores pintores con la boca y el pie pertenecían a una generación marcada esencialmente por la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Frecuentemente había poca aceptación tanto en lo referente a la discapacidad física como al desarrollo artístico. Por ello era importante fundar la asociación en un país que se mantuviera neutral frente a ellos y que además tuviera condiciones políticas estables, seguridad jurídica, una moneda fiable y que estuviera en el corazón de Europa. Son premisas que siguen siendo vigentes hoy en día.
Pidiendo los productos en la tienda de venta directa por correo o en la página web de la editorial de los artistas pintores con la boca y el pie de su país. Los artistas reciben los beneficios en forma de pagos mensuales.
Estos envíos se hacen siguiendo el principio de publicidad directa. Al contrario que las organizaciones sin ánimo de lucro, las editoriales que comercializan tarjetas de felicitación y saludo de artistas pintores con la boca y el pie no piden ningún donativo sino que ofrecen los artículos para su compra sin compromiso. Este concepto de ventas es la forma más directa de abordar a potenciales clientes. El receptor puede decidir libremente si quiere pagar las tarjetas de felicitación y saludo o no. Además, tampoco tiene que retornar los artículos ni conservarlos.
Si ya no quiere recibir usted más envíos de los artistas pintores con la boca y el pie entonces le rogamos que se ponga en contacto, por escrito o por teléfono, con la editorial responsable en su país. Se le borrará inmediatamente de la lista de direcciones o de la base de datos y ya no recibirá más envíos.
El afán de la organización de autoayuda es posibilitar a los artistas con discapacidad que tengan una fuente de ingresos segura a través de la pintura y que puedan llevar una vida autónoma. La VDMFK no es una asociación sin ánimo de lucro precisamente por esa orientación comercial. Con ello no recibe usted un certificado de donativos.
Toda persona que pinte con la boca o con el pie, porque no puede utilizar sus manos por una discapacidad, puede presentar la solicitud de admisión a la asociación. Un jurado de expertos decide sobre la solicitud de admisión después de evaluar la capacidad artística del solicitante. La asociación admite gustosamente a nuevos becarios. La primera toma de contacto puede hacerse enviando sencillamente un correo electrónico a la asociación VDMFK.
La VDMFK divide los pintores con la bocy y el pie en las siguientes categorías:

Beca

Al principio se da una beca por un periodo de tres años. La junta directiva de la VDMFK decide sobre el otorgamiento según la propuesta de un jurado de expertos formado por dos artistas independientes sin discapacidad, por el presidente de la VDMFK y por otro miembro de la junta directiva. El importe de la ayuda mensual se adapta al desarrollo artístico. La beca no está concebida para financiar la subsistencia sino la formación artística. Además de la compra de los utensilios de pintura y literatura especializada también debe posibilitarse ante todo la asistencia a una escuela de arte o recibir enseñanza privada. El jurado de expertos observa continuamente el desarrollo artístico del becario según las obras originales entregadas y, dado el caso, propone su admisión como miembro asociado o miembro de pleno derecho.

Miembro asociado

La junta directiva decide sobre la admisión de miembros asociados. Un miembro de la VDMFK debe aportar las mismas prestaciones artísticas que también le facultarían a ser miembro de cualquier otra asociación de artistas. Los miembros asociados tienen derecho de voto activo pero no pasivo. Pueden elegir a miembros de pleno derecho para que ejerzan el cargo de delegado pero ellos mismos no pueden ser elegidos como delegados.

Miembro de pleno derecho

El jurado tiene que presentar la solicitud de admisión a la junta directiva. La decisión definitiva sobre la admisión de un miembro de pleno derecho queda reservada a la resolución de la convención de delegados. Tras su admisión como miembros, los artistas reciben ingresos mensuales que les permite el desarrollo artístico y un alto grado de independencia financiera. Los miembros de pleno derecho pueden presentar su candidatura para la junta directiva. La VDMFK, en colaboración con las editoriales, organiza periódicamente talleres y reuniones de artistas con los pintores con la boca y el pie. Éstos eventos van frecuentemente acompañados de una exposición de cuadros para presentar las obras de los artistas al público y valorar el trabajo de los artistas pintores con la boca y el pie.
No, a través de la asociación VDMFK no pueden adquirirse obras originales de los artistas porque dichos originales permanecen en propiedad de los artistas pintores con la boca y el pie.